El futuro de la humanidad y de las especies que habitan este planeta depende de la manera en la que produzcamos y consumamos energía. Cuando apostamos por la movilidad eléctrica estamos apostando a un sistema fiable, asequible y descarbonizado, adelantándonos a una era que promueve una movilidad más realista y respetuosa con nuestro entorno.

El adiós definitivo a los combustibles fósiles

Los datos son alarmantes. Según estimaciones de la Comisión Europea, el transporte supone la cuarta parte de la emisión de los gases de efecto invernadero. Más del 70% corresponde al transporte por carretera, del que los coches aportan hasta el 44,3%. Un dato ensordecedor especialmente si tenemos en cuenta que las emisiones de sustancias nocivas asociadas a la circulación de un coche completamente eléctrico son exactamente cero.

El Pacto Verde Europeo quiere corregir esas cifras y ambiciona reducir las emisiones un 90 % de aquí a 2050. Para conseguirlo, la movilidad del futuro debe promover el uso racional de los medios de transporte tanto de particulares como de profesionales. El objetivo último es reducir el número de vehículos de combustión que circulan a diario, reemplazándolos por alternativas más amigables con el planeta. Las razones son obvias: los motores de combustión generan contaminación y reducen significativamente las reservas fósiles del planeta.

Asequible para todos

Si bien en sus inicios las cualidades de estos vehículos se veían opacadas por los precios elevados y una autonomía limitada, en apenas una década los coches eléctricos han conseguido triplicar su alcance, reducir su coste y cautivar a cada vez más amantes de la buena vida.

Hoy se trata de una alternativa asequible, con ventajas que ofrecen planes de financiación de distintos bancos; subvenciones como el Plan MOVES III; beneficios fiscales, costes de uso y de mantenimiento inferiores e incluso aparcamiento gratuito en la vía pública.

La revolución silenciosa

Otro de los beneficios de la movilidad eléctrica es la escasísima emisión de ruidos. Al ser tan silenciosos, no solo aumentan la comodidad al volante, sino que evitan la contaminación acústica que tanto molesta en los centros de las ciudades. Una característica que también llegó para quedarse y ya puede disfrutarse en los modelos Renault que ofrecemos en Automoción L´Eliana.

Si te ha gustado, ¡compártelo!